Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

El gobierno liquidó los correos nacionales

Adpostal es la cuarta entidad adscrita al Ministerio de Comunicaciones que liquida el gobierno de Uribe Vélez. Ya lo había hecho con Telecom, Inravisión y Audiovisuales. La decisión dejó sin empleo a 1.000 trabajadores, sembró la incertidumbre en sus 3.000 pensionados y sentó las bases para la total privatización del negocio.

Por Francisco Cabrera

Adpostal es la cuarta entidad adscrita al Ministerio de Comunicaciones que liquida el gobierno de Uribe Vélez. Ya lo había hecho con Telecom, Inravisión y Audiovisuales. La decisión dejó sin empleo a 1.000 trabajadores, sembró la incertidumbre en sus 3.000 pensionados y sentó las bases para la total privatización del negocio.

El Decreto 2853, de agosto de éste año, es sólo el puntillazo final de un proceso que se inició a comienzos de los 90 con la política de apertura, que autorizó al sector privado la prestación de los servicios de mensajería, hasta ese momento monopolio del ente estatal. Ya en el año 2002, Adpostal captaba sólo el 20% de los envíos. Con la institución debilitada en extremo, en noviembre del año pasado, Uribe creó, mediante el decreto 4310, Servicios Postales Nacionales S.A. como empresa filial de Adpostal, y ahora, al liquidar ésta, trasladó a aquella todas sus funciones.

Además de las tradicionales culpas a la carga laboral, en la argumentación oficial para tomar la medida, se reconoció que jamás se reguló a los particulares, hasta el punto que de los 781 operadores existentes hoy, 600 no poseen licencia. Como siempre sucede en estos casos, el gobierno ha eludido mencionar que parte de la crisis de Adpostal obedeció a la deuda que el mismo Estado contrajo con la entidad por la prestación de servicios que nunca se pagaron y que ascendió a $90 mil millones.

El negocio no es nada despreciable. Según las proyecciones del Estudio de Mercado del Sector Postal Colombiano, 2004, realizado por Frontier Economics, los ingresos brutos anuales del ramo pasarán de $465 mil millones en 2003, a entre $715 y $809 mil millones en 2014. Pero, por lo visto, Uribe tiene en mente que estos recursos se queden en los bolsillos de las empresas privadas, pues ya está hablando de buscarle a Servicios Postales Nacionales S.A., un "operador estratégico" que preste los servicios a su cargo, con lo cual el Estado reduce su función a llegar a los lugares más apartados, mientras lo pulpo del negocio quedará totalmente en manos del sector privado.