VIII. Sistemático incremento de la carga laboral

En el caso de los floricultivos, las modificaciones drásticas en las exigencias laborales toman auge desde los años ochentas, se recrudecen en los noventas y en esta época continúan a un ritmo desbocado.

Entre 1974 y 1993 el número de trabajadores por área cultivada pasó en el caso de los claveles de 30 a 19, en crisantemos de 20 a 13, y de 18 a 11 para rosas. La evolución del tope de atención de las labores de siembra, corte, desyerbe y otras que se realizan en el invernadero, en las llamadas camas, es la siguiente: en los años setenta el tope de atención era de 8 camas diarias, en los ochenta de 24 y en la década de los noventa se superaron las 42 camas, por el mismo salario y en la misma jornada de trabajo.

El siguiente cuadro muestra con precisión cómo se incrementaron las exigencias de productividad en  cada una de las actividades en Splendor Flowers:

Tabla 2 . Incremento de las exigencias de productividad por labor

Actividad cultural

ANTES

AHORA

Desyerbe de una cama

15 A 20 Minutos

3 Minutos

Barrido de una cama

6 Minutos

4 Minutos

Erradicacion de una cama

30 Minutos

10 Minutos

Alineacion

20 Minutos

10 Minutos

Desbotone

15 Minutos

8 Minutos

Desbotone variedad spray

60 Minutos

20 Minutos

corte rosa (establecido)

150 Tallos/Hora

250 Tallos/Hora

Fuente: Tomado de florecer Nº 9