Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

Carta de Untraflores a Augusto Solano, presidente de Asocolflores

Untraflores propone a los empresarios hacer causa común en la lucha contra la revaluación. Llama a movilizarse a las plazas públicas


Bogotá, Mayo 24 de 2007


Dr. Augusto Solano
Presidente de Asocolflores Ciudad

Señores empresarios de la floricultura:

Para Untraflores, en su calidad de vocero de los obreros de este importante renglón de la economía, es un deber ineludible expresar su desasosiego y rechazo al ruinoso proceso de revaluación monetaria que vive el país. Aunque no somos partidarios del envilecimiento de nuestra moneda, entendemos cabalmente que la abrupta revaluación, en caso de no contenerse, implicará la quiebra para numerosas empresas floricultoras y de otros sectores productivos; lo cual redundará en un mayor desempleo, en el deterioro de las condiciones laborales de miles y miles de operarios y en reveses para el comercio, los transportes y numerosas otras actividades.

Las cifras no dejan lugar a dudas sobre la gravedad de la situación: en mayo de 2003 el precio del dólar era de $2.816 y, actualmente, se ha precipitado por debajo de los $2.000. En lo corrido del mes de mayo, la divisa estadounidense ha bajado de $2.110 a $1.950. Mientras que la tasa de cambio reduce de manera tan drástica los ingresos de las firmas exportadoras, se ha puesto en marcha un proceso inflacionario que aumenta los costos internos, lo que constituye una verdadera encerrona para las compañías que dependen fundamentalmente de las ventas en los mercados extranjeros, las cuales están supuestamente favorecidas por un modelo económico que ofrece la prosperidad mediante la vinculación de la economía colombiana a los mercados internacionales.

Las causas del problema son bien conocidas, y las señaló de manera certera el presidente de Asocolflores, en la entrevista que concedió el fin de semana pasado al semanario El Espectador: "Se ha acogido la inversión extranjera no productiva (venta de empresas nacionales), se ha tolerado la especulación a través de las operaciones de derivados y nadie parece percatarse del impacto de estos hechos en la economía nacional."

A nuestro juicio, la situación es peor aún, se trata del desarrollo de una política oficial, la cual desdeña los graves perjuicios a la economía colombiana y se regocija con las fabulosas ganancias que obtienen los agiotistas extranjeros. No de otra manera se explica que el propio ministro de Hacienda haya sostenido, con desfachatez, que la revaluación es la prueba del éxito de la política económica del gobierno de Uribe y que las empresas tienen que adaptarse a ella. Desde luego, como en todos los demás asuntos, el alto funcionario no expresa otra cosa que su observancia de las disposiciones del Fondo Monetario Internacional. El diario El Tiempo, en su edición del 23 de mayo de 2007, informó que el jefe de la misión del Fondo (FMI), Benedict Clemens, “pidió al emisor concentrar sus esfuerzos en esta área y no en detener la caída del dólar.”

Debemos darnos, pues, por advertidos de que el gobierno no tomará medidas realmente encaminadas a enfrentar este grave problema, sino que continuará subastando las empresas nacionales —está anunciada la venta del 20% de las acciones de ECOPETROL—, alcahueteando la especulación en la bolsa de valores, consintiendo el endeudamiento en moneda externa y convirtiendo las propias operaciones del emisor, como la compra multimillonaria de dólares, en un nuevo filón de negocios para los especuladores. Así, un puñado de usureros continuará enriqueciéndose a costa de la ruina de empresarios y trabajadores.

Ante la grave amenaza que se cierne sobre las empresas y sobre los puestos de trabajo, no queda camino distinto que convocar a las decenas de miles de colombianos que devengan el sustento de la floricultura a expresar su rechazo a la funesta política oficial.

Dr. Solano, señores empresarios floricultores, Untraflores considera que es urgente que ustedes y nosotros, a pesar de las grandes diferencias que tenemos en lo concerniente a los problemas laborales, unamos esfuerzos para llenar las plazas públicas y desplegar toda una serie de actividades en demanda de medidas drásticas que pongan freno a la revaluación. Cuenten con que Untraflores comprometerá sus mejores esfuerzos en sacar adelante esta causa tan importante para el interés nacional.

Atentamente,

Junta Directiva Nacional de Untraflores,

Aidé Silva Mateus
Presidenta